Actualidad

05/06/2018

Los riesgos de los blanqueamientos dentales caseros

Los riesgos de los blanqueamientos dentales caseros

Muchas de las personas que acuden a clínicas dentales en Haro confiesan su deseo por tener una dentadura blanca al más puro estilo de las estrellas de Hollywood. Gracias a los avances de la ciencia dental, hoy en día es posible revertir los daños que pueda sufrir el color de nuestro esmalte. El tabaco, el café o simplemente nuestro propio tipo de saliva pueden ser nuestro peor enemigo en lo que se refiere al tono de nuestro esmalte dental.

En las clínicas dentales de Haro reconocen que hoy en día se encuentran numerosos métodos de blanqueamiento dental, pero no todos son igual de seguros y muchos de ellos pueden suponer graves riesgos irreversibles para los pacientes. La mayoría de estos productos contienen peróxido de hidrógeno o el peróxido de carbamida en cantidades mínimas, comparado con el porcentaje de estas sustancias que contienen los blanqueadores profesionales. Para contrarrestar la falta de producto blanqueador, en muchos casos los productos comerciales para blanqueamientos caseros pueden contener altas cantidades de abrasantes que proporcionan un efecto blanqueador a costa de rayar el esmalte y dañar nuestras encías.

A menudo nos encontramos con personas que acuden a clínicas para solucionar efectos no deseados de un blanqueamiento casero. Nuestro esmalte, la capa exterior de los dientes (de entre 2 y 3 milímetros) protege las capas interiores de los dientes y es la parte más dura del cuerpo humano. Sin embargo, hay problemas, como la pérdida de esmalte dental, que carecen de solución. Los abrasivos de los blanqueadores o los ácidos ocasionan los mayores daños al esmalte dental.

Desde nuestra clínica dental, Duque Villar, P.m. te recomendamos encarecidamente a permanecer alejado de este tipo de tratamientos caseros por el riesgo que contraen y ponerte siempre en manos de profesionales. Como profesionales de la salud dental te recomendamos centrarte en una correcta higiene diaria y dejar los blanqueamientos para los centros dentales profesionales.